29 nov 2007

Mi compromiso con Celeste

Celeste
tomaste mis manos
y caíste en mis hombros
yo te miraba
y con mi derecha
limpiaba tus lágrimas.

Celeste,
no sufras
acá estaré incondicional
con los brazos abiertos
para cuando quieras regresar.

Celeste
ni niña azul
azul de mar
mezclada con sal.

Te adoro Celeste
y mis intenciones
siempre serán
amarte en secreto
y sostenerte
entre la luz
y el más allá...

23 nov 2007

Que mi maldad te sostenga


Cadenas que te atan a la vida
o que te niegan de la muerte,
metal frío rasgando tu piel
-inerte estarás para mí-
mordazas de sucio blanco
te tapan la boca
-incendio tu impotencia-
alaridos en el alba
que te busca y no te encuentra.

Como no hablar
una vez más
de tu sucia sangre
que cae a goteos
y en ocasiones se desparrama
-yo prefiero verte los huesos
en vez de molerte
tu impía carne-.
Rasgar los velos
que te esconden de mi fuego
y verte sufrir
a desvelos eternos.

-Que vida voyerista la mía-
que estos ojos gocen
con el dolor de tu cuerpo
y se atore la garganta
con el líquido rojo
que te abraza,
de pronto una luz
en el infierno
se vuelve llamativa
entre la oscuridad
de la maldad que habita en ello.

Y te intoxicas con tu saliva
y se mueren los días
que no te han de salvar
a la sombra que te muerde
-que te muerde con mis ganas-
el corazón y la cordura
el dolor y la amargura,
y mis cadenas aún te sostienen
-que mi maldad te sujete fuerte...-

La angustia de tu nombre


Sin palabras que hilar
la angustia se vuelve
de metal.

Los verbos fusilan
las ganas de invocar
las acciones compartidas
a tu lado
hace un tiempo atrás.

La lengua se tuerce ,
la boca se cierra,
el aire se entrecorta
los pulmones se congelan.

Ya en catarsis
las lágrimas expelen
el rocío de tu nombre...
se siente el vacío,
que cada letra me abandone.

Y en un suspiro
se me va la vida,
se dibuja la muerte,
se me acortan los recuerdos
se me esconden los sentimientos.

Y necesito decirte
todo lo que pienso
que mi lengua
se destuerza
y mis labios
se mantengan abiertos...

21 nov 2007

Ámame sin piedad



Como siluetas enamoradas
En noche hechizada por amantes
Beso en tus ojos las esmeraldas
Que enternecen todo tu ser,
Te haces sentir la más amada,
¿Cómo te amo?, Hermosa mujer.

Ámame con la voz que te nace
Y con el olor de un clavel,
Ámame dulce y tiernamente
Sin razones, ni porqués.


Déjame limpiar tus lagrimas

sanar todo aquel mal
de los que no te supieron amar,
dormida bajo mis sabanas,
descansarás y tendrás paz.

Que la noche en calma sea testigo
De la entrega más absoluta en la oscuridad
Que observe muy quieta el goce de mis suspiros
Y que las estrellas alumbren la eternidad,
Piérdeme ante un nuevo paso
Que tus labios sean mi luz y mi descanso.


En mí cada latir solo te desea amar
En cada noche en que duermes a solas
Esperando a quien no ha de llegar,
Tus palabras siempre me provocan
Haz de mi lo que dispongas,
Tus sensualismos siempre me tocan
Miro al cielo y te siento junto al mar.

Que no te detenga la muerte
En el camino hacia mi vientre
Que tu piel roce la mía,
Que tus brazos tomen la fuente.
Besa, besa
Besa cada espacio,
Que no quede rincón sin probar
De la sal que cargan tus labios.


Quiero hacerme uno contigo
Saborear de tu lengua tu destilada pasión,
Sentiré acelerado tu corazón
Y besaré tu cuello mi amor
-Al final seremos uno los dos-
Disfrutarás de lo prohibido,
Solo sobre ti hay salvación.

Si yo soy tu redención
Tú eres un bendito milagro,
El sabor que me rescata
De la vida que me atrapa,
Ámame sin piedad
Sin distancia en cada abrazo,
Que nos llene la ansiedad
Y el calor de la verdad
Se expanda en tu regazo.


Dos cuerpos se aletargan bajo su amor
Se incrementan sus deseos en su altar
Cubren con sus besos todo temor,
En los que en sus brazos han de pensar
Que el dolor fue algo fantasmal
Y que a la sombra de las siluetas
Dos amantes se postergan
En letras que nunca han de olvidar.

El mar no se lleva la memoria
Ni el tiempo borra los caminos
Si el trazo de nuestros días se entrelaza
Que mi amor te llene de esperanzas,
Que tus toques me llenen el alma
Con inquietas caricias que me embargan
Hasta perder entre tu piel la calma,
La calma y la cordura arraigada.



Emmanuel Delawer
Lagrimas de Sangre

Teatro interno

Se abre el telón. Millones de aplausos se abalanzan a poca luz.
La función comienza. Es el teatro por dentro y por fuera.
Su mejor escena es cuando sus venas corta con un cuchillo afilado, la utilería le pasa un puñal de plástico.
Si supieran cuantas veces lo ha intentado con uno de verdad.
Y aunque llore por dentro, su fluidez escénica es un talento innato. Jamás habrá alguien como él.
La obra transcurre entre desdichas para el actor principal. El personaje de José vive sumido en perdición y locura.
Ya próximo al desenlace, toma la rosa que se posa en el suelo y con nostalgia la acerca hacia su nariz. La gente del palco se emociona al verlo temblar cuando piensa en su doncella.
Corre hacia un rincón y con su propia fuerza se desgarra las ropas. Ya no quiere saber más del mundo.
Se apronta la mejor escena que ha hecho en su vida.
Toma el cuchillo y con el filo se destroza las venas. El público llora al desdichado protagonista de la historia.
La sangre fluye verdadera. No han hecho falta los litros de utilería. José a cambiado los puñales antes de interpretar el último cuadro.
Los ojos del resto del elenco se espantan y horrorizan.
Ya no hay nada más que hacer por él. José la muerte buscó entre las tablas que le dieron satisfacción, las tablas que tanto amaba.
El público no lo sabe, la obra está concluída.
Bajen el telón, apaguen la luz al salir.

Tristeza en el cuerpo

La sangre corrompe las venas a su paso.
Ya nada queda en el cuerpo puro y casto.
Tan sólo un de repente y los ojos perdidos
se ennegrecieron para siempre en el olvido.
Ya no hay más nada.

En el acabóse del tiempo, detenido
al paso de las lágrimas en el rostro
un trozo de labios se quedó prendido
una palabra cruzó sus oídos,
un dejo de nostalgia azuzó sus suspiros.

Y resbalaban las ganas de sus manos
y se caían las palabras de su boca
y sus ojos que no hablaban
decían en una mirada mil cosas.

Rompiendo el sonido entre las ramas
la voz resuena y se desparrama
las verdades afloran ya sin calma
los sueños se destrozan ya sin rabia.

Se miran, se miran. Esto no acaba.
No se entienden ni se escuchan,
y en la compañía su soledad se agrava,
ya no hay regreso ni segundas oportunidades
sólo silencio gélido en cada uno de sus despertares.

19 nov 2007

Alimentate de mí (Dueto con Bastet*)



Despertar de un silencio mortal,
la sangre destilando los labios
y mi mortal humanidad
te desea con dolor y ansiedad.


Quiero llenarme con tus besos
dame de tus delirios
que tu dolor sea
la inspiración de mis suspiros.


Quiero tomar de la húmeda apariencia de tu sangre,
del limite de sudor que se deja en un espacio,
quiero desvestir tu piel
y desgarrar el sabor que se apodera de mí al mirarte.


Tómame la piel entera,
que te plazca desnuda la carne,
que tu vida se lleve la mía,
y que tu olor se penetre en mis márgenes.


Y beber de ti, tragarte y digerirte toda
–tomar tu vida- hasta dejarte seca, sin sentido, sin resurrección,

sin perdones en los que puedas renacer
quiero poseer tu alma, tomarte en piel, en carne,
en eternidad y que firmes tu destino en mí.

-Quiero someterme, desgarrarme, fundirme y llenarte-
-Que tu cuerpo, tu boca y tu alma me desangren-

con las manos atadas y las ansias que desbordan
dejame ser tu presa
y colmarte de la entrega que me posee y descontrola
dejame besarte y beber de tu dulce boca
mientras con los dientes el cuello me destrozas.


Bastet* (Daly)
Silencio Mortal

La rola que me dedicaste

Suspiros inertes,
inerte es el amor para vos.
En la radio se escucha la rola que me dedicaste
mientras me violabas sin compasión.

Te llevaste todo
y me diste nada
esa rola me recuerda
que tus promesas se quedan en la cama.

Y mientras me abres las piernas
cuando yo trato de cerrarlas
se me parte la carne
y se desborda mi rabia,
y la ira..

ira contenida que quisiera empujarte lejos
esa que te cierra la boca de una bofetada
esa que sostienes con tus manos de animal
ira que me cuadra con la repugnancia de tenerte adentro
la que me invade con dejos de impotencia descomunal.

Y mientras profanas el templo de venus
las lágrimas no salen de mi cuerpo
inerte, sin demostración de nada
contagiaste mis ánimos con esos que me enseñabas
que las rolas solo sirven para conquistar
y cuando tienes lo que quieres
¡es tan fácil marchar!

Infiernos Glaciares

Silencio.
Frio silencio que desborda una pausa helada.
Tanto callar para nada.
Nada habeis en todo, hasta en una de aquellas pausas.

Infiernos glaciares que contrastan con el que me han contado mis ancentros.
¿Existe un infierno tan frío como tus desprecios?
Preferiría eterno la llama que incendia mis noches con fuego.

Callar, no es lo mismo que ocultar.
Reír no es lo mismo que estar feliz.
Amargo es el sabor de los desiertos
que desolados abundan en mi alma de sitios yermos.

Calor de otoño sólo a la luz de las velas
intenciones fugaces que desvaneces con la punta de tu lengua.
Sales de mar cambian con tu perfecta boca
que solo se abre para calmar mi sed loca.

He comprobado al fin esta insana teoría
si existen los infiernos tan desolados y silenciosos
todos se albergan en el frio de tus miembros
tan helados que contrastan con lo que me dijeron mis ancestros...

Aún serás (A Daly)

Aún serás el beso
que me cierra la boca,
la sangre que me corre
y que por mis venas se desboca.

Aún serás fragmentos
de mis pecados y deseos,
las intenciones malvadas
envueltas en caricias saladas.

Aún serás amor
entre mis manos y mi voz,
-que la distancia no se entere
que eso no me arrebató-

Aún serás la rosa
tan roja como tus labios
y yo aún seré la espina
que protege tus encantos...






***
¿Que nos ha pasado?
hay que aguardar los deseos
si me voy un momento
no significa que no te lleve dentro.
***

Entre cuatro paredes

Cuatro paredes como una jaula.
Aquí te llevo, presa, sin libertad te quiero.
No hay más que el silencio de las miradas asesinas,
y el instinto de desnudarte sin consentimiento.
En estas cuatro paredes eres mía;
y te tomo haciendo reverencias contra el suelo.
Ya no aceptaré oposiciones ni reclamos,
ya he tapado tu boca y ahogado tus llantos.

Una pierna a cada lado y a horcajadas te consumo,
sin vida, sin aliento
no me interesa detenerme en lo absoluto.
No hasta acabar con el acto de morir en tus adentros
y de paso hacer que bebas de lo que no alcance a penetrarte y cubrir tus infiernos.

Lame, lame tu orgullo y tu resentimiento
que con tu mirada no me convences del odio impotente,
has tu mejor trabajo de puta entre mis manos
que tal vez sea este el encanto que se alberga en tus engaños...

Entre cuatro paredes te doy la muerte que mereces
y tal vez fornique con tu cuerpo carente de sentido
de amor o algún tipo de cariño...

Pensarás en mí

Pensarás en mí
inclusive después de morir
aun si vuelves a nacer
en tus recuerdos me esconderé.

Pensarás en mí
a cada paso que des
en cada segundo de tu existir
en cada aliento que se guarda en tu ser.

Pensarás en mí
aún sabiendo que mil lunas nos separan
y que en el sabor de mis besos
no se entrega el elixir de la calma.

Pensarás en mí
y en lo que no hiciste conmigo
en los minutos en que me tuviste
y en el desespero de saber que me perdiste.

Pensarás en mí
me volveré omnipresente
y tu mente me pondrá
en los ojos de la gente.

Pensarás en mí...
¿Pensarás en mí?
cuando a otra le jures amor
el amor que guardabas para los dos.

Dime que me recuerdas

Dime que me recuerdas
de tu más recóndito sueño
cuando te desgarraba la carne
y en mi corazón se alzaba el averno.

Dime que me recuerdas
como la sombra de tu vida
cuando tu voz clamaba mi nombre
entre tantas noches de luna llena
al paso de tus caderas
¡dime que me recuerdas!
cuando el sudor mezclado con sangre
sacaba de tu alma el rojo de tus condenas.

Dime que aún me sientes
en el origen de tus desdenes
cuando tu orgullo mastica ansias
de volver a tenerme
cuando tu mente no perdona los daños
¡dime que aún me sientes!
cuando en tu vida avanzan los años
y por las noches tu corazón se detiene.
Dime que me recuerdas
Oh si, que yo bien lo sé
que en la oscuridad serena
yo viviré
entrelazada a tus deseos
y al amor/odio que existe entre tu piel.
Dime que me recuerdas.
Dime que me recuerdas....

Lorena y Roberto (Historia telefónica)

Un recurso desesperado.
Roberto le dirá a Lorena que no puede vivir sin ella.
Yo escuché sus frases, he venido a contar su historia...


Lorena
Roberto
Silencio Mortal.


-¿Hola?
- Hola, habla Roberto.
Hubo silencio.
- Lorena, sé que no quieres hablar,
tan sólo te pido un momento
para que escuches a mi corazón latiendo.

- Roberto, no sigas, te lo pido por favor.
- Lorena, escucha
sólo pide tu calor.
- Lo siento Roberto, nuestro tiempo ya pasó.
- No sigas diciendo eso
si sabes que nuestro amor será eterno.
He escrito un carta que quiero leerte,
por favor no cuelgues
un minuto será suficiente.

- Roberto...
- "Te volviste los ojos de la gente
y en cada mirada te veo
te volviste las ansias que me cubren
y en el alba que despierta mis deseos.
Te volviste brisa,
te volviste beso
te volviste calor
y palabras de amor.
Ya en mis venas nada queda
ni sangre, ni la vida entera
cada parte está contigo
aunque tú ya no la quieras.
Lorena,
mi Lorena...
Te volviste mi razón
entre tanta locura
te volviste el corazón
que mi pecho reclama con amargura
te volviste la miel de mis labios
te volviste mis propias manos
te volviste mis lamentos
y mi más grande anhelo"

Tan sólo eso Lorena
quiero que sepas que no te olvido
Lorena de mis amores,
Lorena de mis suspiros.


- Roberto... yo tampoco te he olvidado...

(Dejemos a estos tortolitos hablando,
Lorena y Roberto otra oportunidad se han dado)

Elena y Sofía

Elena llora en su rincón.
Se tapa los oídos,
ya no quiere escuchar su voz.
Mira al cielo
quiere que resuene el silencio
pero no consigue desatar
el murmullo que se ancla en su pensamiento.

Sofía irrumpe con desafío.
Toma a Elena desde un lado
y le grita con espanto,
le obliga a hacer cosas
que ella no quisiera
a veces Sofía hace daño
y eso hace sufrir a Elena.

Por un momento las dos se miran.
Elena le pide a Sofía que se calle,
Sofía le pide a Elena que dispare.
Ambas discuten,
Elena desmaya.
Sofía queda despierta por un momento.
Todo alrededor parece un sueño.

Elena despierta de repente.
No sabe que pasó... pero ya no escucha su voz.
Pregunta por Sofía:
¿Sofía?
Nadie responde a su interrogativa.
Por un momento siente alivio
e imagina que Sofía al fin se ha ido.
Elena siente miedo a veces
por no poder controlar a su par.
A su costado yace un cadaver
herido de bala sin dudar.

Elena mira con horror
la pistola que en su mano aún sostenía
Sofía le susurra al oído:
¿Que sentiste Elena mía?

Elena llora en su rincón.
Se tapa los oídos,
ya no quiere escuchar su voz.
Le diagnosticaron personalidad múltiple...
Elena y Sofía una sola son.


Silencio Mortal.

Entrevista a una Meretriz

Entre tener sexo
y hacer el amor
hay un hilo de diferencia.
Un hilo corto
o un hilo largo
dependiendo de la persona
a la cual uno se refiera.
Distintas son las formas de llenar
los huecos vacíos de cada necesidad
inclusive los gustos
de cada uno en particular,
yo me dedico a las minorías
Meretriz me han de llamar.

En mi closet hay ropa
que de ropa no lleva nada,
hay zapatos de tacón
cubiertos de charol
encajes por doquier
que sexy's se han de ver
y prendas para provocar
que el recato y la moralidad
de la puerta no van a pasar.

¿Masoquista...? a veces.
Buenas veces por lo demás,
para eso guardo juguetes
que en la alcoba de un santo no encontrarás.
Guardo esposas y mordazas
pero más de eso no te puedo contar,
no quiero que te pierdas de la sorpresa
cada quién debe averiguar...

¿Látex?
Jajaja, varios trajes,
botas sin fin
y accesorios mil
nada apto para impresionables
que cada traje cumple un pasaje
en la mente torcida de algunos
o en la mente curiosa de muchos.

Meretriz me han de llamar
como una labor escondida
que de escondida tiene muy poco
para mentes extravagantes como la mía...

No se trata de...

No se trata de cuántas veces te miro
si no de las veces que te veo en realidad.

No se trata de cuántas veces suspiro
si no de las veces que te intento respirar.

No se trata de cuántas veces te beso
si no de las veces que me intento entregar.

No se trata de cuántas veces te toco
si no de las veces que te intento recordar.

No se trata de cuántas veces te imagino
si no de las veces que me intento a tu lado proyectar.

No se trata de cuántas veces me quiera explicar,
si no de que sientas a mi corazón hablar.


Silencio Mortal.

Estadísticas

10 de cada 10 personas admitieron haber amado alguna vez en su vida.
5 de cada 10 afirmaron haber sufrido alguna decepción.
2 de cada 5 declararon haberse vengado de esa persona.
las otras 3 aún mueren de dolor.
4 de cada 8 sugirieron haber llorado por amor.
6 de ellas mismas reconocieron haberse recuperado.
8 de cada 10 afirma que escucha canciones romanticas.
las mismas 8 reconocen recordar con ellas al ser amado.
5 de cada 8 no se imagina la vida sin su pareja.
Las otras 3 que dijeron que podrían aún no conocen el verdadero amor.
3 de cada 6 personas no les gusta hablar de lo que sienten.
esas 3 de cada 6 terminan mal su relación.

Que estadísticas más raras
me sugieren que la gente pasa por lo mismo que yo
al tratar de olvidarte (pero no tanto)
escuchando canciones de amor...

Una historia de amor tan común

Caminabamos por Plaza de Mayo
en una noche gélida de sentimientos,
pleno invierno, media noche hacía
tu diciéndome que sin mi no vivirías
yo diciéndote que ya no había nada más que hacer.

Lo recuerdo muy bien
íbamos tomados de la mano
sin ninguna estrella en el firmamento
ni siquiera la luna hacía intento de espiarnos.

Tu callabas,
yo también.
Caminabamos despacio
sentía que la agonía se alargaba de tanto en tanto
desde mi casa hasta tu casa
el corazón se me iba destrozando.

Me soltaste y seguiste sin mí,
yo trataba de decirte una absurda palabrería
copiada de un libro de disculpas:
"no eres tú soy yo"
"siento que nuestro amor no irá a ningún lado"
"algo abrá allá afuera mejor para tí que yo"
y sin darme cuenta los miedos se pararon frente a mi rostro...

Corrí tras de tí
y tomé tu cara de niña entre mis manos
se humedecieron al instante
con las lagrimitas que enjugaban tus ojos de cielo gris
te abracé fuertemente
me sentí un bobo con el corazón vendado
y te besé
como siento que jamás he besado alguna vez
y lloré también
por lo estupido que fuí
al propiciar que te alejes de mí.

NO AL MALTRATO INFANTIL.

Una mano a cada lado
arrodillada en el suelo,
sin querer oír los gritos
ni maltratos que su padre
propinaba por machismo.

Pensaba en lo que haría Julia a esas horas
y en la muñeca que olvidó en el cuarto
en la tarea que dió la seño en el cole,
y en que mamá llegaría a salvarla pronto.

Pensaba,
y pensaba en tantas cosas para no oír
que el golpe se vendría sobre su cuerpo
tan sólo por el hecho de ser niña
o tal vez por que él era un enfermo.

Lloró y lloró...
hasta que sus lágrimas secaron los mares
mamá nunca vendrá a rescatarla
le tiene miedo al montruo que vive en casa,
lo deja y lo deja
para no escuchar se preguntaba
que haría Julia a esas horas
y en la vida feliz que tenían sus amigas,
en porqué ella no podía ser como esas niñas
y en las respuestas que nunca llegarían a su vida.

NO AL MALTRATO INFANTIL.

Si tan sólo supiera...

Cuanto tiempo esperé por ella
y la savia de su olor no supo calmar mis llantos.
Cuantas horas desperdiciadas soñándola entre mis sábanas
para sentir como ella se escurre por mis quebrantos.
Si supiera como la ansío
si supiera cuánto la aguardo
en los vericuetos de mi alma se esconde de mi voz
y yo la llamo...
y la llamo.

Supongo que en cada aurora mi condena es esperar
a que un rayo de luz la ilumine y venga hasta aquí,
que deje de ser las letras que me susurran su regreso
y se transforme en el destino que tanto añoré
si supiera una vez más todo lo que en mi corazón naufraga
cuantos pensamientos llevan su nombre
tal vez fuera suficiente para convencerla
de que la vida entera me llevaría recorrerla palmo a palmo.

Si supiera como la ansío
si supiera cuánto la aguardo
en los vericuetos de mi alma se esconde de mi voz
y yo la llamo...
y la llamo.



Silencio Mortal.

Silencio Mortal


Silencio mortal combinado con ojos fríos y vacíos.
Todo en este cuarto invoca la muerte más desesperada,
incluyendote a ti.
De las paredes se desprenden gritos desgarradores
que se guardan en cada ladrillo
como si fueran testigos sordos y mudos de lo que tal vez aconteció.
Sólo puedo imaginar cuantas miles de veces ese silencio se hizo muerte.
Cuántas veces tu alma ponzoñosa se regocijó con sangre ajena.
¿Cuántas...?
Si este rincón en el cual me encuentro temblando huele a traición y humedad de miedo.
Entre las sombras ya nada más se divisa.
Ni siquiera sé que más me ha de importar después.
¡¡Ni siquiera sé si habrá un después!!
Tantas cosas que no hice y hubiera querido,
ahora que no vale la pena la vida te pasa como un flash.
Si esto es un estilo de purgatorio terrenal
entonces tu debieras ser el verdugo que me viene a juzgar
y a dar condena mortal.
Siento... siento arrepentimiento,
pero a la vez siento que debiera haber vivido más.
Que paradoja más insulsa,
si por mis malos actos he de morir con hierro frío
ante los ojos expectantes de quienes fueron mis víctimas.
¡Bah!, ahora que caso tiene sentirse arrepentido o con miedo,
más me vale desprenderme antes de que venga por mí.
Ese silencio mortal avanza lentamente,
me cubre los ojos con vendas salpicadas de sangre
se siente el frío glaciar...
y tu bala atravesándome las entrañas.
La muerte ha llegado ya.

Alma podrida (tu última vivencia)

La respiración se pausa, el corazón se detiene.
Se cae el aplomo con la facilidad de una pluma.
Muerte.
Muere la infamia y la sangre torrente
Las ganas de despedazarte se desvanecen.

Ojos ciegos, testigos ocultos
las llagas del infierno se hacen presentes,
te buscan, te invocan
y tus manos sucias con la muerte de otros te claman indigno.
Mil sensaciones parecidas al horror del desgarro eterno
con uñas largas y filosas se apoderan de tu sien inflamada y suicida.
Pero que tarde ya para pensar en suicidio
el alma no muere aunque claven mil cuchillos.

El olor a azufre brota desde un rincón desconocido
ya nada más importa, nada más te salvará
ni las putas palabras que intentas que te rediman
ya nada más cambiará, los demonios ya han llegado
cuentame como se vive en tu lado de la historia,
pronto nos encontraremos en ese lugar...

Han pasado siglos (en oídos sordos)

Mil y una vez tu nombre resbaló de mi boca.
Pasaron siglos desde aquel momento.
Las sombras se llevaron mi alma putrefacta
y por más que te invoqué tus oídos estaban sordos
Te pedí que me señalaras la senda
pero tu arrogancia infinita me lanzó al agujero
del cual hoy te escribo estas palabras llenas de abandono.

Han pasado siglos.

Minutos, meses y años en los cuales
no he podido seguir respirando
ni viviendo, ni soñando siquiera
mis débiles huesos encabronados están llenos de tierra de olvido
ni la carne ni la sangre pudieron arraigarse en ellos.

Han pasado siglos.
El silencio mortuorio me envuelve
ya no sé ni lo que digo,
tan solo soy muñones y recuerdos de haber vivido;
las memorias de un sueño que se desvanece en la eternidad
y en mi cráneo partido debo decirque con fuego plasmé las letras de tu nombre
para que cuando al fin bajes a rescatarme
sepas que fui yo el que te estuvo esperando.

Ciego, sordo y mudo
ante las plegarias que elevé a tu cielo
y tú que estas sentado a diestra
te diste por desentendido.
Baja, hombrebaja a tu tierra
y señala con la mano a este que te llamó por siglos.
Mi puto destino aquí se acaba.
Mis vacías palabras ya son finitas.

Amén.

Un poco de agua (o la paz de la muerte)

Un poco de agua bastaría para calmar la sed.
La sed de esta boca que quema a cada palabra
Un poco de sangre bastará para devolver la vid
a este cuerpo tan seco en su agonía...
Veinte años suenan poco
pero a la luz de la espera ya son demasiados
segundo a segundo, la eternidad se estanca en las horas
el reloj es un absurdo invento del hombre...

Tanta calma me aterra, el sonido del silencio es penetrante
la soledad abrumadora, enloquecedor
mi garganta seca me hiere a cada trago,
tanto dolor punzante me hacen cuenta de que vivo
pero sin duda preferiría la paz de la muerte,
que esquiva me mantiene al tanto de estos calvarios,
y yo la mantengo viva en cada alarido.

Sólo un poco de agua bastaría
tan solo un poco para calmar la sed de mi boca
y a ver si mi alma se hidrata también...
Necesito la paz de la muerte ahora.

Mas vale tarde que nunca (asesinato)


Más vale tarde.
Si esto ha de existir, más vale tarde que nunca.
Odio tus piernas, tus brazos y tu lengua,
pero si así ha de pasar más vale que sea tarde;
a que en esta vida nunca ocurra...
Más vale tarde que nunca.

Comienzo en tu pecho.
Con el puñal hundido me meto a tus huesos
sin sangre no hay hecho;
sangra mi vida que yo te bebo.
La carne me vale, la tomo a dos manos
mientras cerceno tus pechos,
de a poco los muerdo y aprieto más intenso
con el filo te saco lo que guardabas por dentro
la mirada perdida ya no me atormenta.

Tu tórax, tu vientre
una sinfonía para mi mente demente
que solo piensa en degüellarte a cada momento
y terminar el hecho en el asiento trasero.
Tu carne mi vida, tu carne
la roja vida que significa esa sangre
si tuviera una copa, sin dudar la llenaría
pero sin copa aún te absorbo de a momentos vida mía.

Tus piernas, niña, tus piernas
ese par de razones que celaba por días,
esas putas razones que te hacían perdida
esas putas que habrías por un par de billetes ajenos.
Ahora ya son mías,
tanto las odio, como a ti y a todo tu cuerpo
que ya he desgarrado en nombre de los malditos celos
ahora entregaste lo que tanto ansiaba y quería
¡tu puta vida, en mi puta vida!

Entregada a tus falacias

Penetra la lengua en la sal.
La voz de la calma acalla los miedos,
todo se esfuma, nada más importa;
Ni siquiera la mismísima promesa en el cielo
sólo queda respirar hondo y extenso
llenar los espacios con el olor de la piedad de tu sexo
entre las gotas que caen cargadas de intensa agonía
y de tus manos perdidas resbalan las iras contenidas...

Miente,
miente una y otra vez
que mi cuerpo no alcanza a notar la diferencia
entre las falacias de tu boca y la maldad de tus labios
la sangre que derramas en los intentos de despedazarme
de morderme y desgarrarme
y en mi cama tu presencia deja la huella perversa
de quien quiere vengar las heridas abiertas.

Y ahora que mas da lo que en mi mente haya
si tu y yo sabemos el infierno que nos aguarda
que encadenadas abrazan nuestras almas
ya que mas da
si tu fuego me quema y yo me dejo quemar
si de tu ira te alimentas mientras yo te azuzo las ganas
si nos curamos del veneno mutuo
o nos intoxicamos aun más y más...

Desgarra mi carne e intoxícame en silencio
que yo mirándote a los ojos prefiero hacer como que no entiendo
y llévate la vida que yo me dejo llevar
conscientemente soy tu víctima,
resistencia no te voy mostrar.

Tu voz en la lejanía

Oí tu voz desde lejos,
estabas en mi mente acariciándome suavemente,
tu piel tocaba la mía
y un abrazo desesperado nos unía...

Sentí tu calor.
Soñé que te tenía
y que tu boca de miel rozaba la mía,
dulcemente me decías
que soy el amor de tu vida,
lo soñé mientras te aguardaba
entre capullos de esperanza.

Y lo juro mi amor
yo oí tu voz en la lejanía,
con un pesar en el alma tan denso y penetrante
como una herida abierta
que se aloja entre mi carne,
mis lágrimas caían
entre sollozos que me ahogaban
y desperté llorando con desgarro;
aferrada a mis deseos
en una noche de lluvia.
Te soñé y deseé con locur
como jamás imaginé que en mi ser ocurriría
Yo tratando de olvidar
que te recuerdo día a día
e ignorando que en mi presente tú me atas a la vida...

Historia del Sol y la Luna



Te voy a contar la historia mi amor
que se esconde tras el Sol y la Luna,
ellos jugaban en los jardines estelares
no se cansaban nunca de juntarse.
Un día la Luna sintió algo más por el Sol,
ya no se sentía tanto amiga...
ella lo quería, pero se sentía confundida.

Cuenta la leyenda, amor mío
Que un buen día llegó la Luna muy decidida
vestía de unos ropajes albos
determinada a declararle su amor al astro
que no hacía más que admirar de la Luna su lozanía.
Y llegó la Luna a abrazar al Sol
en un beso el cielo se cubrió de negro.
El Sol ahora teme de la Luna
Por eso se aleja, piensa que arrastra la maldad en su sentimiento.

Tal como tu odio no tocó mi corazón,
la Luna no volvió a tocar al Sol.
La Luna llora en su rincón;
El Sol se resiste a pensar en el amor,
Así pasarán siglos...

Cuenta la leyenda
que a veces la Luna y el Sol se encuentran
se dan un beso y se oscurecen los cielos
el Sol se aleja, aún siente miedo.
La Luna lo sigue
pasarán otros años.

Tal vez la Luna se resigne a que vive en un engaño
o puede que un día su amor se vea compensado...
¡Oh, cariño! ¡¡quien sabe que pasará!!
A veces yo soy la Luna
y tú mi Sol fugitivo,
yo te amo y tu me amas
pero el cielo se oscurece ante nuestro idilio
tú como el Sol todo lo quemas,
y yo como Luna todo lo enfrío.
Sólo sé que en el amor desmedido de la Luna
El reflejo de mi amor por ti está,
vuélvete un Sol benigno
y démosle a este historia un bello final...

Muerte cerebral

Sin saber si mi alma está conmigo
o ha de vagar hacia el infinito
perpetua es la luz que veo
al final de ese camino ascendente suspendido
en mis ojos, brisa
la brisa que se pierde tras soplar al más allá
sin voz ni identidad
sin dolor ni intimidad.

Vacilantes manos que tocáis lo inconveniente
si queréis hacerme reaccionar
no dudéis en hacer algo diferente
que en esta oscuridad de abandono
mis ojos han sido cegados, perdidos
y mi cuerpo ya no toca
lo que en el pasado le ha torturado y herido.

Y en estado de desconexión terrenal, vuelo
vuelo alto mientras oigo desde lejos tu llanto
queréis hacerme regresar, pero yo solo quiero viajar,
sentirme libre, gozar de lo que he perdido cuando he luchado;
muerte cerebral me han diagnosticado...
La vida renuente que en la tierra me abarcaba
hoy se convierte en pequeños soplos de esperanza
¿si ves?
alguien me ha tendido la mano,
os pido no sufráis a mi partida
esta historia ha terminado.

Confesiones de un Pederasta (Parte I)

Tan joven y bello, destilaba en sus años tiernos
tan delicado laúd de finas cuerdas
que no daría yo por tocar tus melodías
y abrirte los ojos a la vida.
Tan sólo quince años,
y yo, yo que podría ser tu padre
me vuelvo un niño estando a tu lado
¡como quisiera de todo enseñarte!
Pulsaría tus tensas cuerdas hasta cansarme
me volvería tu guardián hasta que la muerte nos separe.

¿Como haces que escriba todo esto?
De veras chiquillo, que cuando miro esto me avergüenzo
como es que con tan tierna edad despiertas tanto sentimiento
arremolinado en culpa de querer enseñarte a amar, sin saberlo.
Te daría la vida si me la pidieras
y llenaría tus venas con el más puro amor que tengo
por que aunque a los ojos de otros sea impuro
yo pequeño, sólo quiero cuidarte con celo
para que nadie te arrebate ni me arrebate tu dulzor
que ganas de cargarte y perderme en tu calor...

El otro día viniste a casa
querías ayuda con la tarea de matemáticas,
tanto estudiamos, inventamos mientras me decías
que sin mí todo más difícil sería
¡si supieras cuanto quise escuchar esas palabras
después de decirte que tu eres mi vida!
Pero aunque lo ignorabas, yo en mi mente recreaba
las imágenes de nosotros haciendo un futuro sin más
que nuestro amor desbordante y hecho a la verdad
pero en vez de eso te dormiste sin avisar...

Ay alma mía, te cargué hasta el cuarto en mis brazos
desvestí tu cuerpo y te arropé en mi cama
eras tan indefenso, la personificación de la divinidad
amarte es un pecado
pero vivir sin ti lo es aún más...

Confesiones de un Pederasta (Parte II)

¿Cual es el pecado de un ángel que viene a la tierra bajando?
sin duda el haber nacido bello y encontrarse a un tipo como yo.
No hay mas engaño ni lamentos
sólo queda el arrepentimiento de haber actuado con los impulsos del cuerpo
que ya no cabía en sí para demostrarte mi amor secreto
mi pequeño laúd forjado a mano divina
inmaculado e inocente, pequeño de infancia perdida en mis manos,
la cual atesoro con mi propia vida.
Dame un segundo en esta tierra bendita
que al arroparte entre mis sábanas me regalas luz y sinfonías
tan perfecta imagen tendida que yace de costado
déjame besarte antes de que me niegues esos labios...
Si fueras mi hijo no me lo perdonaría
pero el amor es ciego, y a mí me tocó al encontrarte aquel día
déjame contemplarte e imaginar que me dices mil cosas
mientras mis manos se llenan de tu dulce cuerpo de niño
que va camino a ser el hombre que deseo en tu nombre...

Boletos para el sur,
al sur de tu cuerpo
corre el tren de mi boca directo a ese paraíso
que de sólo imaginarlo tiembla mi frágil esencia
no quiero que despiertes amado mío,
regálame un poco de tu sabia, al sur de tus despertares.

¡HORROR
!gritaste despavorido,
sentiste mis recorridos
temblaste con miedo de estar conmigo,
¿Dios mío, que he hecho?
borra esa mirada mi amor,
no quiero dañarte ni un cabello
¡¡por favor!!
tranquilízate y vuelve a mis brazos
que si estas lejos no lo soportaría jamás
pequeño de piel suave, y lamentos eternos...

Confesiones de un Pederasta (última parte)

Han pasado ya cinco minutos.
Cinco minutos en el más absoluto infierno.
Sé que no tengo perdón,
no lo quiero por que sé que no merezco.
Esta maldita historia que se me va de las manos
ha transcurrido como un sueño en pesadilla,
cinco minutos van de tu partida
y me siento tremendamente sucio.

¿Que mas quisiera yo que me entendieras?
Que sólo quise que en mis brazos descanso tuvieras,
pero, como lo obvio...
ya ni mi carne es buena,
aquel que estuvo a punto de marcarte
si es que no lo he hecho ya con los hilos de la sangre.

No me imagino que es lo que haces solo
cuando cerraste la puerta y saliste de mi casa
niño triste... Debes estar deambulando por las calles
confundido y sombrío ¡como quisiera ayudarte!
Pero ya es demasiado mal lo que debes estar sintiendo allí
en el lugar donde se posa el corazón y la cordura
la razón, la confianza y la amargura.
Ve a casa chiquillo
que desde acá me huelo el olor a podrido
si el éxtasis te tapa la vista con vendas rosas
el miedo en tu rostro me sacó de las cuencas los ojos sin demora
para darme cuenta de que vivo mal, de que hice mal
y jamás te querría dañar.

¿¿¿Y a donde iré a parar???
Un, dos, tres pasos...
y del balcón me lanzo a tu rescate
la cuerda me ataja el vuelo...
¿¿Existirá un infierno en fuego para un pederasta??

Monotonía

Suena el despertador.
Abro los ojos.
Apago la alarma.
Suena la musica 10 minutos después.
Abro los ojos.
Vuelvo a apagar la alarma.
Me levanto.
Me meto a la ducha.
Salgo en toalla.
Lavo mis dientes.
Me pongo el traje.
Caliento el café.
Bebo de la taza.
Subo a mi auto.
Paso primera.
Avanzo.
LLego a la oficina.
Marco tarjeta.
Hago mi trabajo.
Voy al almuerzo.
Vuelvo al trabajo.
Marco tarjeta.
Subo a mi auto.
Paso primera.
Avanzo.
Llego a mi casa.
Tomo la cena.
Me saco la ropa.
Me acuesto en la cama.
Cierro los ojos.
Duermo.
Suena el despertador.
Abro los ojos.
(...)

Los Ciegos


Caminando van cual fila india
uno tras el otro, agarrados de las manos
para no perder la pista del que va delante
tratarán de caminar aunque lleven las cuencas vacías.
Ha sido todo un pueblo
todos ellos cegados por la codicia;
la codicia de un solo hombre
que ha decidido jugar a ser el Dios de tales vidas
arrancó sus ojos por no creer en sus mentiras
solo a uno dejó tuerto para que guiara los pasos de todos los ciegos.

Aquel desalmado hizo y deshizo
en nombre de un Dios que no era mas que el mismo
hacinados tuvo entonces a tantas almas inocentes
para llenarse luego con cuentagotas
del dolor que en tanto humano infería consciente
hombre que ha bocados de sangre se llena
en tu mente malvada no hay mas que sed maligna.

Uno a uno los ciegos iban cayendo
tras ir caminando en la inclemencia del desierto
pobres seres indefensos
muertos van sin siquiera alzar al viento sus lamentos
¡La ira maldita del hombre
nuevamente se ha llevado almas sin fundamento!

Desde Santiago...


Habían tantas luces allá abajo
cada una de ellas alumbraba un pedacito de Santiago
eran tantas, tantas luciérnagas
que vigilaban de cerca las vidas que abajo transcurrían inciertas.

Las miraba quieta desde el cerro
e imaginaba lo que bajo ellas estaría aconteciendo
cuanta gente que transita allá lejos
cuantas cosas de las que me estaría perdiendo.
Las vi a ellas, del tamaño de una hormiga
y fue tan divertido sentir lo pequeñas que eran
jugaba a ser Dios en mi imaginación bohemia
y trataba de predecir los pasos de aquellas...

Soñé un instante
miré hacia el cielo cubierto de estrellas
luego vi al suelo, a esas chiquitas luciérnagas
yo estaba en medio de la vida en el mundo
solo yo viviendo cada segundo de lo que pasaba a trastienda
de la vida de Santiago, de la vida de la gente morena
y sentí su aroma, su encanto y su fuerza...

Fragmento de mis deseos


...y tus labios rozan los míos
liberando mis demonios que se encierran en cofres de plata
mientras tus manos recorren este cuerpo del pecado
marcado por las garras del ayer,
que sanas con el roce de tu piel
mis besos resbalan hasta caer en el edén de tu sexo
que delira y enloquece al calor que en mi boca se alberga,
que te acaricia...
Y bebo de aquello tu elixir bendito
mis demonios te poseen, te elevan y dejan caer,
dame tus espasmos cargados de esa delicia
que al mirarte me dan ganas de tocar.
Déjame meterme dentro y vivir en ti
tal como tú recorres mi sangre
y en mis venas te arraigas,
tú vives en mí...


(A Daly)

El ultimo momento

Si he de morir cuando yo quiera
elijo este momento para hacerlo,
si he de verte entre las tinieblas
de este oscuro amor intenso.

Si he de elegir mi último sueño
elijo verte desnudo en este momento
si he de pensar en algo, mi cielo
que sea tu belleza lo que me lleve al infierno.

Si he de sentir lo ultimo en esta vida
quiero que sean tus manos acariciando las mías,
elegiría que tu tacto alumbre la senda a seguir
y que tu alma desierta me lleve hasta el fin.

Y si pudiera elegir compañía
pondría a prueba tu valentía,
elegiría atar tu piel a la mía
y viajar juntos en un mar ciego
para poder así pedirle al Dios Negro
que no nos separe jamás
ni en esta vida... ni en las que vendrán
para poder disfrutarte en la eternidad.

Sigo presa en el silencio


Sigo presa en el silencio
de una noche eterna,
con ganas de tirarlo todo
atada a una camisa de fuerza
amordazada con mi propio odio
intoxicada en mi propio veneno,
sigo presa
presa de una noche serena.

Sin sangre, sin vida,
me rindo de usar la fuerza
me canso de sentir la ausencia
de aquellos que me rodean
quiero salir de mi cuerpo
y dejar mi alma suelta,
quiero vagar por entre la densidad
de las gotas que a mi cara van a dar
pero sigo aquí, presa!!!

Sigo presa en el silencio
de una noche eterna
y trato de escapar de esta inmunda suciedad
y alcanzar al horizonte
de mi propia oscuridad
pero vuelvo a ver
que estoy maniatada a la pared...

Presa... presa de mí misma
encarcelada a la senda que dibujé
de rodillas contra lo que deseé
la realidad que yo misma busqué
encadenada a la estupidez que me inventé
y sigo aquí, estancada!!!!!

En una noche eterna,
en una noche serena,
vive un ente sin luz
añorando que muy pronto amanezca!!

Sos como la noche

Tan envolvente como mi silencio
y penetrante como mis pensamientos,
tan denso como mi sangre

y oscuro como mis ojos ciegos.
Eres tan sublime,

tan profundo e inmaculadamente pálido,
tan frió como el mismo hielo

y tan certero como una bala que se arroja
a matar sin otro fin.

Tu olor me embriaga alma perdida,
despierta en mí sensaciones de lujuria,

de egoísmo, de agonía,
al quererte para mí y no saber como tenerte...
te quiero por que sos como la noche

y resbalas entre mis perversos deseos
al imaginar tu piel y mi sangre,

tus dedos en mi carne,
tu lengua de puñal atravesándome el corazón,

tus gritos desgarradores
y por fin un orgasmo con dolor...
(con el dolor de la carne viva embriagada de placer).

El Inquisidor

Esperaban tan sólo una señal,
que Dios retire la venda de los ojos del inquisidor
y que su alma despoje ambiciones y maldad,
que oiga los gritos que llegan hasta el cielo
entre rezos que imploran misericordia y justicia
mas declarados rebeldes han sido
al no someterse a la voluntad del sucesor de Pedro,
arrebatadas fueron sus vidas
al filo de espadas alzadas en nombre del Señor;
"Caerán herejes y cristianos a la par,
Dios sabrá reconocer a los suyos"
Su voz cayó encima de su ejército
y la matanza así comenzó
albergadas cientos de almas en iglesias de concreto
se rendían al paso de la daga inquisidora,
traidora y mugrienta portada por la legión de Lucifer
el mismísimo embajador disfrazado de pastor de la fe
que no alberga mas que ambiciones de poder.

"Veinte mil almas han caído en esta tierra maldita,
entregamos a vosotros esta vaina manchada de sangre
que no supo distinguir entre hombres, mujeres, ancianos y niños
en medio de revolucionarios, herejes y subversivos
que osan cuestionar el poder del que ha sido elegido
para representar al Dios del cielo en la tierra
danos tu bendición y protección
que la muestra de tus mandatos hemos traído hasta ti"

Recibió así Inocencio III la prueba de los hechos
que irrefutable yacía tendida
con una sonrisa en los labios, tan negra como sus intenciones.
"¡¡Que se pudran los que se atrevan a cuestionar mi autoridad
quiero a todo el que no obedezca muerto
pues son cientos las almas indómitas
que aún no se dejan domesticar!!"



Esta es una historia poética ambientada en los crueles tiempos de la inquisición católica, el cual tuvo como impulsor de la cuarta cruzada al Papa Inocencio III quien reclutó a una legión en Francia que no tenía otro fin mas que matar a los "herejes" de un pueblo Albigense, cuyas personas paradójicamente, vivían en el cristianismo.

18 nov 2007

Ojos de pequeña mortal


Ojos de pequeña mortal
disfrazados de negro profundo
desgarrados por el dolor perverso
sintiendo el vacío en tierra de nadie.
Mírame ojos tristes!!!
quiero ver como desgarras lo intenso,
como tu fuerza se consume en el viento...
Ven y mírame ojos sangrientos!!!


Pequeña mortal... ojos de día gris en pleno invierno
dame tu vida que ya de nada te sirve
lo inmundo recala en tus débiles huesos.


Ojos de pequeña mortal
disfrazados de negro profundo
solo mírame una vez más
y arranca ese par maldito de sus cuencas eternas,
cubrelos con tus manos por un momento
y entierra esos ojos
vacíos, tristes, ensangrentados y ciegos!!!!

Tan solo por nostalgia

Guardare en mí el aroma que dejaba tu presencia
para liberarlo en el momento de tu ausencia
conservare intactos los momentos felices
para cuando me sienta triste
pensaré siempre en las locuras que hicimos
cuando estuviste conmigo
y olvidaré el instante en que te marchaste.

Y ahora a solas reinventare nuestra historia
tan solo por nostalgia
huiré del vacío para arrojarme a tus brazos de fantasma
y en mi soledad estarás...
Reviviré mil sensaciones
hasta aprenderlas de memoria
cerraré los ojos y veré tu rostro como siempre,
si hasta sé como se siente tu piel sin tocarla,
abriré mi corazón para dejar que salgas.

E imagino como hubiese sido nuestra vida
si tu me hubieras querido,
los abrazos desgarrantes
y los besos de pasión,
me imagino tu sonrisa
y te sueño nuevamente
tan solo por nostalgia...

Desnuda

En la humedad de mi piel dejé recorrer tu boca
volviéndome casi loca en tu juego de placer
y no pude contener los deseos de entregarm
ante tu fuego que arde y me hace estremecer,
desnuda ante tu ser mientras besabas mis pechos
y volviste fuego el lecho
con tu bendita locura
y probé de tu cintura el ritmo de nuestra danza
y mis aguas que eran mansas dejaron de ser tan puras
mientras me hacías mujer penetrando mis espacios
me besaste despacio allí donde mis espasmos,
mordiste palmo a palmo el rincón de mi locura
allí donde se me apura que provoques mis orgasmos
desnuda y sin restricciones como una flor sin rosal
me enseñaste a gozar tu piel sin condición ni reclamo
pues soy llamarada entre tus manos
y un grito en la madrugada...
que no oculta ser amada,
y mucho menos que te ama.

AMOR SACRILEGO (Dueto con Emmanuel Delawer)

Déjame saborear tu sexo
sobre el altar de la perdición
gozarme en tus senos...
ser tu maldita redención.

En el cáliz de oro eyacula

dame en él de beber tu semen,
juntos inundemos de pecado
este maldito lugar sagrado.

Que la cruz me devuelva mis pecados
que el falso Cristo seda a Lucifer,
que la blasfemia no nos perdone,
entreguemos lo que él quiere ofrecer.

Que la virgen llore mi virginidad perdida
que Jesucristo se tiente a pecar
desafiemos a Dios copulando en el altar
dejando en él la huella de Satán.

Encabronados gocémonos del santo velo
en el santuario forniquemos el Edén
que mi boca bese tus orgasmos
y entre maldiciones no oírte decir Te Amo.

Ebrios con vino de misa
vomitemos sobre la Biblia
y de mi boca bebe el agua bendita
que corrompida por mis sacrílegos labios
se ha convertido en agua maldita.

Desgarraré los vestidos de la virgen
por que siempre fuiste mi puta
y maldices la santa imagen
que se adora a ella misma.

Con furia blasfema devora las hostias
que inocentes reposan sobre mi impía desnudez
así mostremos a vírgenes y santos
la cruenta belleza del pecado.

No existe iglesia que nos salve de esta lujuria
mientras me abres las piernas
lágrimas de la imagen lamen tu sangre
¿por que no fornicar en todas partes?

Sexo oral frente a la Santa Madre

sexo anal a los pies de la cruz
lujuria y placer en la sacristía
y en el confesionario... ¿Por qué no?

Que las paredes griten nuestros deseos...
mientras me deleito de tu santa cen
el manjar de tus doce pecados
encadenando nuestras almas.

Es el eco de los gemidos el coro celestial
el humo del incienso el perfecto afrodisíaco
encendamos las velas que aquí se encuentran
con ellas señalemos el pasaje al infierno.

Disfrutemos de los deleites que no da la gloria
seamos libres del deseo de equivocarnos
somos libres de no merecer lo eterno
y si es por ti en el infierno me goce tu fin.

Descendamos a sus profundidades
sin remordimientos destruyamos la imagen de nuestro creador
y entre llamas forniquemos en el Edén del averno
sin peligro a recibir la puta redención.

Emmanuel Delawer
Lagrimas de Sangre/Luminus_Spectra

Mil veces Mil

Mil púas clavo en mi piel...
La atraviesan y sale...¿sangre?,
Pero el dolor hace tiempo que dejó de existir para mí.
Mil lágrimas se deslizan por mi cara...
Necesito llorar aunque no sufra,
Ningún sentimiento tengo en mi alma
A veces me pregunto si de verdad la tengo.

Mil millones mil...
Empiezas a contar granos de arena en el desierto,
Empiezas a leer líneas de la mano.
No se si será esquizofrenia
Pero siento que Mil ojos me observan..
Ahora siento ganas de cogerte por el cuello.
Contando las nubes rojas del cielo,
Se ha derramado sangre esta tard
Pero a mí me es indiferente...
Necesito una vez más...

Mil vueltas doy a la ciudad,
Buscando entre las personas una más,
Con una sangre rojo fuego...
Para hacerla mía,
esta es la nº 1000.

Mil lunas veo a mí alrededor,
Estaré en el espacio exterior.
Solo necesito una vez más,
Contar hasta mil y volver a saborear la sangre de los demás,
Sus cuerpos tiernos, su sangre caliente...
Mil veces escuché...Me odiáis, lo sé.
¿Qué quieres que yo haga?
Realmente, me apeteces...
Mis colmillos desgarraran tu piel, tus miembros...
Mil y una vez...

Luminus_Spectra
AMANTE DE LUCIFER

Tu ser

En tu ser pude observar
esos demonios que atormentaron mi pasado,
ese dolor que quebró mi alma en mil pedazos.

Tú, con tu negro corazón pudiste más
que mil ángeles tratando de salvarme.
Tus ojos ven lo que quieren ver
tu piel siente lo que quiere sentir
mientras que tu alma pide por la mía
desangrándose en un abismo nublado
por recuerdos del pasado,
recuerdos que atormentan tu mente,
y te ahogan en la agonía de tu sufrir.

La muerte quisiera darte

Destrozarte de pies a cabeza
me muero por verte sufrir
con tus quejas y dolores
me fascinaría verte morir.

Día tras día repites lo mismo
que sin tí no podré vivir más,
no sabes que yo vivo
con un litro de sangre y un suspiro.

Muerte,
muerte deseo darte
muerte,
muerte deseo matarte
cada día que pasa quiero sangre
cada día que pasa quiero darte
el odio que me fascina sentir es gracias a ti....
el odio que me muerde el interior te lo dedico a ti...

Los deseos de mi alma

Sigo presa en el silencio
De una noche fria,
Admirando a luna pasar por detrás.
Pensando en mis deseos.
Todos iguales.
Tengo miedo.
Las lagrimas caen de mi rostro,
Y mi lecho
Se encharca de mi propio llanto.
Mis ojos tristes
No pueden mas ver los tuyos,
Ni pasa un solo dia en que yo
No me recuerde
De tu dulce voz llamandome…
Tu voz me calma
Me hace sentir viva,
Dejame tocar tu espíritu,
Dejame tocar tu alma, C
on un toque sencillo y frio como la muerte
No necesitas compadecerte
Soy apenas un alma
Condenada a vagar sola Toda la eternidad.
Pero tu presencia ya es bastante
Y por el simple echo
De oir tu respiración ya es un consuelo.
Tu amor me ayuda a caminar,
Me enseña a no errar.
Al calor de los sentimientos
Que me mantienen despierto
Estas tu alimentando
Los deseos de mi alma.

Gritar

Recuerdos...
tristes, reprimidos, oscuros llantos melancólicos,
sombras q me ahorcan..
Solo quiero ver la bruma en tus ojos
tus lágrimas empañadas en sangre

GRITAR

dejar el silencio volar a un lugar lejano,
lejos de las sombras de tu recuerdo
que nada me pueda lastimar...
Memorias , sueños , palabras , lágrimas...
ya no hay sonido
solo quiero estar apartado
irme al infierno o a donde sea
déjame gritar,
déjame quitarme la vida
arrancarme la piel que tu acariciaste
solo no escuchar mas ese silencio
hueco y tenebroso de tus besos...
q pasara..si yo..dejara..de respirar..

si lo entiendo, dejaría de escuchar el silencio..
aunque trate de gritar mi voz
se ahoga en tus recuerdos, besos ..
y solo anhelo tu muerte..
cada una de tus gotas de sangre...

Dueño de tus Lágrimas

Sentado en la oscuridad sobre espinas y recuerdos
Con el frío más terrible encerrado en mi pecho
Sin poder ver el humo que se mezcla con mi aliento
Recordando lo que fue entre llorando y sonriendo

¡Cruel!
¡No tenias porque hacerlo!
¡¡Cruel!!
¡Sin Motivos ni argumentos!
¡Cruel!
¡Siempre Lastimamos a quien más queremos!
Dueño de tu Odio
Dueño de tu Alma
Soy el dueño de tus Lágrimas...

Siempre ocurre cuando todo es luz y color
Aparece esta divina tentación
Transparente...
me dejaste ver dentro de ti
Inocente...
indefenso encontré tu corazón

¡Cruel!
¡No tenias porque hacerlo!
¡¡Cruel!!
¡Sin Motivos ni argumentos!
¡Cruel!
¡Siempre Lastimamos a quien mas queremos!
Dueño de tu Odio
Dueño de tu Alma
Soy el dueño de tus Lágrimas...

¿Que sucede realmente con nosotros?
¿Quien nos enseñó a lastimar?
¿Cuando empezamos a disfrutar los quebrantos de los demás?
¿Es esta nuestra única condición …?
Finalmente...
Humanos ...

Déjame llorar

Espejos de sueños rotos destrozados con frialdad
Ojos de ángel triste que se desplazan en la oscuridad
Cierra la puerta del cielo, para que nadie más pueda entrar
No me mires
no me hables
Déjame llorar
Déjame sola…
quiero caminar en el silencio
¡¡¡Déjame gritar!!!
ya no quiero aprontar con un rostro feliz lo que no siento
Permite que la calida gota salada ruede por mis mejillas
Y sea cubierta la flor por la lágrima de sangre el resto de mi vida
Cubre mis ventanas
la luz ciega mis ojos
hace daño el enfrentar el nuevo día
Cubre mi alma ahora y vistela con tus melodías
y devuelve la magia rota
que devoraron tus mentiras
No me mires
no me hables
tan solo déjame llorar
Por que solo en mi soledad encuentro libertad
Por que solo en mi soledad puedo soñar
Y libremente entre desvaríos
desaparece la cruda he insípida realidad
Solo vete y llevate tu ironía
vuélvete al dejo de tus días
vete miserable despojo de mentiras
y no me mires
no me hables
Déjame llorar...

Pensamientos insanos/ El teatro interno

Cuando caiga el telón tengo que estar ahí
tengo que despedir al publico, cuando estalla.
La maquina de los excesos, y cruzan por la puerta.
De los limites de la insanidad, cuando giras hacia el fondo del subconsciente
y nadas en un océano de insalubres pensamientos y te das cuenta que pasas de la risa al llanto,
y de la intransigente pero delgada línea de los oscuros rincones de una mente
al borde de una parapléjica verdadte dirás, ¿todo acabo ya?
¿valió la pena cada lugar explorado? Todos se marchan, uno a uno, entre risas y recuerdos me voy quedando sola, entre pesadillas eternas. Aun el caldero de las pócimas ha quedado vacío.
Y me puedo decir no mas trucos hija de la gran ramera.
No mas, entre sombras y un rosario de recuerdos que llegan uno a uno para torturar mi cofre encefálico, ¿es a si y aquí como se termina el espectáculo?,
con los labios secos, con los ojos inyectados de sangre, ¡¡como tengo sed, como tengo!!...
Mis ojos llorando amarguras recuerdan tres angelicales rostros...
Maldita, toma, toma, y rompí con mis manos el espejo y mis manos sangran,
y es hora de bajar el telón, apaguen la luz al salir.

Amor y dolor

Las luces de colores juegan en mi cabeza,
Euforia de amor se abalanza
Sobre mi frágil corazón
Inmóvil presiento que esta sensación
Conlleva al dolor
Y francamente no me importa
La destrucción a veces inspira
Los recuerdos a veces matan y resucitan
¿Quién soy yo para negarme al sentimiento?
¿Quién eres tú para arrebatarme el consuelo?
Instantes amargos invaden mi vida
Torbellino de ilusiones, mentiras, perdones,
Verdades, caricias, caídas,
Omisiones y emociones
Se entremezclan formando la relación
Que tenemos hoy día
Y que hace unas horas
Ha dejado de respirar
Por las palabras asesinas
Que dejaste resbalar…
Si yo aprendiera de una vez a entenderte
Tal vez esto no pasaría
Si tú aprendieras de una vez a quererme
Esto no terminaría,
Ahora debo reemplazar al ser que te llevaste
Sumiéndome en la oscuridad
Tal vez pueda encontrarme
La confianza en todos
Se ha perdido
Te la llevaste con mi corazón malherido
Un poco de compasión y vuelve a mí
Para poder absorber
A mi viejo ser.